Proyecto Faenza

Artistas trabajando en colectividad

Sonia Gaitán

Para mi el acto de tejer siempre ha sido algo natural, es la forma en que me construyo como persona, como mujer, es mi refugio, mi compañía y mi lenguaje. Llegue al tejido casi por necesidad, como si mi cuerpo quisiera reconstruirse a través del hilo y la aguja. Este acto me llevo a trabajar con comunidades de artesanos en procesos de apoyo psicosocial, allí aprendí el valor ancestral de esta práctica y entendí su mística. Por otro lado, llegue a la pintura por accidente, fue un encuentro que estaba destinado a ocurrir. La pintura me buscó, me atrapó y al final caí en su juego. No paso mucho tiempo para que el hilo se convirtiera en pintura y a su vez en forma. Donde la linea, el color, la composición y la textura dialogan entre si para darle lugar a lo tradicional en lo contemporáneo, generando un cambio y movimiento constante pues la obra muta en si misma y de ella nacen nuevas posibilidades.