Proyecto Faenza

Artistas trabajando en colectividad

Angélica Chavarro Franco

Mi trabajo artístico lo he desarrollado de manera continua desde hace más de 20 años, mi obra pictórica se estructura a través de series, que permiten apreciar el desarrollo de la misma producida en contextos y momentos específicos de creación. Expongo en cada etapa los encuentros o hallazgos que hago entre mis reflexiones del entorno y mis experiencias de vida.  He expuesto en muestras individuales y colectivas en Colombia y Brasil.

Actualmente pertenezco a Faenza Estudios, un grupo de artistas de diferentes lugares del país con quienes hemos identificado la necesidad de difundir el arte en múltiples escenarios, trabajando colectivamente gestionamos proyectos, propuestas innovadoras desde la diferencia como aporte a las expresiones de arte emergente en Bogotá.

Actualmente mi propuesta pictórica está inspirada por la motivación de hacer visible o perceptible la dimensión espiritual o componente etéreo del ser humano en relación con su contenedor o dimensión material que denominamos cuerpo. Considero que la vida es un tejido de experiencias, un tránsito entre una y otra vivencia desde las cuales configuramos “realidades variables” que se convierten en recuerdos, pensamientos y emociones. Así se va llenando la existencia de lo que ya no existe, pero permanece en la memoria, con lo cual identificamos, definimos o denominamos “la vida”. Intento registrar visualmente y de manera evocadora esta reflexión, enfocándome en la relación entre tiempo, espacio y materia que a su vez forma parte de la elaboración de cada obra.

Por medio de capas superpuestas de pintura marco recorridos y trayectos de color en diferentes direcciones, dispongo aleatoriamente materiales, textos, tejidos, explorando texturas y yuxtaponiendo planos, experimentando infinitos instantes de creación en un solo cuadro. Permitiendo que se consolide de manera accidental y espontánea la construcción de un tejido pictórico que atañe al tejido de la propia historia de cada ser humano, a mi propia historia.  Cada cuadro poco a poco se va robusteciendo visualmente, materializándose la obra, se hace finito y tangible lo que ya es parte del infinito, se registra la experiencia del tiempo que transcurre en su elaboración, suscitando espacios físicos a su interior “un vacío fértil” un todo lleno de detalles como la Vida, múltiples universos e historias infinitas en un solo plano.

Éstas, son las pinturas de la serie que he denominado VACÍO FÉRTIL imágenes que siento inconclusas ya que siempre aparece la posibilidad de volver a ser intervenidas, imágenes con profundidad, temporalidad y materialidad que proporcionan evocaciones y múltiples recorridos. Una metáfora de aquello que exploro en el intento de materializar el espíritu y espiritualizar la materia.